Graffiti Respect Bogotá2015

Primero que todo quiero iniciar aclarando que esta es sólo y unicamente la opinion de Diez Cero Uno. Que lo que aquí decimos no corresponde a otra cosa más allá que a nuestra perspectiva y nuestros intereses. Que si no le gusta o no está de acuerdo con lo que hacemos o con que hablemos de graffiti, mejor ni lo mire y no pierda su tiempo por aquí, y que si tiene algo que decir lo diga, o más bien lo escriba, porque también nos interesa conocer más puntos de vista. Por otro lado, haciendo este tipo de escritos o reconocimientos no queremos hacerle creer a nadie, porque no nos interesa, que somos algún tipo de autoridad en el mundo del graffiti y que todo lo que escribimos es correcto o una verdad absoluta. La verdad sobre el graffiti la tienen los muros y lo que pasa fuera de ellos ya hace parte de otros mundos y otros discursos. Hablamos de lo que vemos, de lo que nos gusta, y lo hacemos sencillamente porque queremos, porque partimos de que el graffiti es algo público, que cuando está en el muro ya no le pertenece ni al escritor (así muchos quieran dar a entender lo contrario), que es tal vez el único regalo desinteresado que allí encontramos, y que hablamos de él como podríamos hablar del despejado cielo del día de hoy, porque nos afecta directa o indirectamente.

2015 fue un año en el que en Bogotá, sobró la pintura. Además de que el writing estuvo como siempre en toda la ciudad, el street art también hizo un gran aporte, y el gran formato fue un elemento que predominó. Sin embargo para este reconocimiento, que decidimos llamar Graffiti Respect, nos centramos exclusivamente en el writing. Queremos mostrar todo nuestro respeto, a un escritor que para nosotros fue el más destacado durante el 2015. Un escritor que ha estado bastante activo, ha sido versátil, ha propuesto y sobretodo ha demostrado una gran madurez en todos sus trabajos. Para nosotros ese escritor ha sido Skore999, uno que ha ido más allá que muchos, dejando de ser meramente un graffitero, para ser, así el término pueda sonar incómodo, un artista. Su trabajo ha dejado de ser simplemente mostrar su nombre, para pasar a ser un manifiesto, un mensaje de incomodidad, y sobretodo una buena propuesta visual y conceptual. Aquí les explicamos porqué:

 

ERROR

Tal vez el rol más interesante de Skore en el graffiti. Un nombre que sale para mostrar un raye con la sociedad, una sensación de incomodidad hacia instituciones como la iglesia y la sociedad de trabajo. “Es como si fueran distintas personas dentro de un mismo cuerpo, como que a veces salgo y tengo las ganas de cagarme en todo entonces salgo y escribo solo error, error, error.” Dice él al respecto en una entrevista que le hicimos a mitad de este año.

Error además también ha sido la oportunidad para mostrar los mejores tags de este escritor. Tags fluidos, en gran formato y sobre todo característicos.  Una “E” y una “R” que se reconocen a leguas y que hoy son un sello del graffiti bogotano. La verdad si tuviera que escoger un graffitero entre Skore y Error, sin pensarlo dos veces me quedo con el segundo. Error es una palabra que alerta, que pone sobreaviso, es tal vez lo que no queremos ver en nuestras vidas.

CHAPINERROR

Es común ver como algunos escritores o parches se apropian de ciertos sectores, barrios o localidades para mostrar su graffiti acompañado de cierto sentimiento de territorialidad. Están los AEC por Puente Aranda, MAK por la boyacá, DLT en la suba, Cecs en la autopista sur, Skea en el norte, por mencionar apenas algunos. Pero a pesar de que hacen buena presencia, creo que no se compara con lo que está haciendo Skore en Chapinero. Caminar por la zona un domingo en la tarde es asistir a una galería llena de  RE’s, Reskos y Errores y aunque hay otros que también le invierten al sector, no nos digamos mentiras, ninguno lo está haciendo como él. Bombing, bombing y más bombing.

El que recorra esta localidad viendo graffiti que ni se le ocurra preguntar “quién manda aquí”.

 

PROPUESTA VISUAL

La propuesta visual de skore es bastante amplia y va desde bombas en cromo, hasta piezas bastante elaboradas donde mezcla sus personajes con sus letras. Una paleta de color que tiene bastante clara acompaña la mayoría de su trabajo y es un personaje que se disfruta tanto en las calles como en una pieza de galería. Versatil como él tal vez no hay otro en Bogotá, estando presente y activo en el bombing, producciones, haciendo buenos tags, pero siendo al mismo tiempo capaz de producir una serie como la de los carros y otros personajes que hacen parte de sus exploraciones.

Pero el aporte más grande lo ha hecho en el writing, de lo que me di cuenta hace unos días cuando vi esta pieza sobre la carrera 24.

Skore

Una manera de proceder frente al graffiti que no había visto antes por aquí, ya que más que darle la importancia a lo que se pone, le brinda la importancia a el “dónde se pone”. Una pieza donde logró hacer un graffiti que es diferente a muchos y sólo porque se integra con el espacio, lo deja hablar y deja un poco de lado la prepotencia y el ego del graffiti. Es por esto mismo que decimos que más que un graffitero es un artista, una persona que ha trascendido y se ha dejado llevar por su trabajo para llegar a interesantes resultados.

Su trabajo es bastante interesante en el graffiti precisamente porque propone. Ya había visto algo similar años atrás cuando tal vez en un par de bombas en cromo, difuminó el cromo hacia el “transparente” integrando el fondo y creando un efecto que veía por primera vez. Hoy, cuando Bogotá está llena de graffiti, cuando vemos un  montonón de letras parecidas, por no decir que iguales, cuando los escritores abundan, y la palabra graffitero se vuelve común, el juego ya no se trata de sólo hacer graffiti, se trata de proponer, de innovar, de fumarse al resto y esto es algo que Skore lleva haciendo hace un buen tiempo.

Por todo lo anterior, MUCHO RESPETO A SKORE 999!

 

0

$0