La Importancia De Un Tome Pa' Que Pegue

Texto Por: Fabián Ávila

Video Y Fotos Por: Laura Gómez

 

Al evento llegamos un poco antes de las 6 de la tarde. No nos imaginamos, pero había mucha gente. La cuadra estaba llena de parche. Una patrulla de la policía estaba tratando de abrirse paso entre las personas sin mucho éxito. A la casa nos acercamos después de recoger algunas calcas pero ya no estaban dejando entrar a nadie. Los organizadores estaban estresados y le pedían a la gente que se moviera porque los iban a joder. La instrucción era caminar hacia el estadio El Campín, un poco al occidente, para continuar con el trueque.

La gente tardaría un buen rato, tras la insistencia de algunos de los que estaban organizando la cosa, en llegar al estadio. Nosotros nos movimos en busca de nuevas calcas. Era a lo que íbamos. No importaba no haber entrado al lugar. El evento ya no era en el lugar. Estaba en la calle, moviéndose suave unas cuadritas arriba, entre los cientos de personas que habían caído con la misma esperanza que nosotros: reunir stickers.

En los alrededores la gente se conocía, hacía cambios, hablaba, tomaba pola, fumaba porro. La pasaban bien. Era un buen parche. Un parche que se había reunido nada menos que con fines creativos, a generar conocimiento, con la esperanza de ver, de aprender.

Creo que nadie sabe muy bien por qué el Tome Pa’ Que Pegue tuvo tanta acogida. Parchando eventos y hablando con algunos organizadores meses antes, surgía una preocupación: la gente ya no está cayendo. Esto se puede dar debido a que el parche no está dispuesto a pagar o no tiene para hacerlo. También puede ser porque los eventos cada vez son más regulares, es decir, puedo ir a un concierto a ver unas bandas en un show, pero es seguro que dentro de un mes (o menos) puedo ir a ver las mismas bandas, por un valor igual o similar, con el mismo show y no mucha diferencia en ambiente y lugar. Sucede también que hay temporadas en las que los eventos se comienzan a hacer en los mismos lugares y el lugar en el que se lleva a cabo también puede influir en la decisión de ir o no. O incluso puede pasar que, y esto es a lo que yo más me inclino, no se esté generando una propuesta innovadora que capture la atención y el deseo de un potencial asistente.

Sin embargo, nada de esto sucedió en el evento de las calcas. Era uno que no se había llevado a cabo antes en la ciudad, o por lo menos de una manera tan marcada. Los trueques anteriores se realizaban en el marco de otros eventos más grandes, sólo como una parte más, un accesorio. Aquí el protagonista era el sticker por sí mismo y esto no es para menos porque a él llegan, por varios medios, diferentes parches. Al rededor de una calca puede estar un ilustrador, un escritor de graffiti, un artista urbano, un colectivo, una agrupación musical, una marca de ropa o, sencillamente, un joven. Por otro lado, todo había sido organizado por un parche diferente (Invitro + PSM), era un lugar nuevo y no había costo por asistir.

Lo importante de todo esto es que ese día se dio un espacio para el conocimiento. Estoy seguro de que el siguiente sticker, o el siguiente graffiti, o la siguiente ilustración, de cada uno de los asistentes que cayó a hacer cambios, tuvo algo nutrido y diferente. Un valioso aporte que, sin el autoritario (y hoy tan desvirtuado) discurso del profesor y la academia, le hizo de manera directa e indirecta otro creativo. Después de ver lo que otros hacen, de charlar con ellos, de que me den su opinión sobre lo mío, de saber quién es la o el que está detrás de aquel símbolo, es imposible no saber más, no entender más lo que hago, lo que quiero. Es imposible no construir conocimiento.

Personalmente, ese día para mí fue gratificante. Y tengo que decir sin dudarlo que es uno de los mejores eventos a los que he ido. Allí fue donde tuve la oportunidad de comprobar varias cosas que he venido pensando desde hace un tiempo y de las que hoy estoy aún más seguro: No se necesita una escuela, no se necesita un profesor, no se necesita un lugar. El conocimiento no lo poseen unos poco. No tengo que pagar por aprender ni presentar exámenes para comprobar que sé. Las evaluaciones no son otra cosa que insumos para la mercantilización de la vida. El conocimiento es interior y personal. Se transmite por medio de relaciones personales y no de métodos. Es una decisión, no una obligación. Está en las calles, en quienes no conozco. Está en el acto mismo de vivir, no de ir a la escuela.

 

PDTA: Es una chimba ver que cada día más gente se está moviendo en bicicleta por la ciudad. 

Tome pa´ que Pegue 2017

  • Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
    Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
  • Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
    Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
  • Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
    Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
  • Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
    Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
  • Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
    Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
  • Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
    Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
  • Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
    Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
  • Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
    Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
  • Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
    Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
  • Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
    Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
  • Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
    Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
  • Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
    Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
  • Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
    Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
  • Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez
    Tome Pa' Que Pegue 2017 | Fotografía Por Laura Gómez