Corrupto - Convocatoria Contra La Corrupción

En Colombia hay un gran cerro de mierda (no merece otro nombre y ni siquiera vale la pena contemplar un eufemismo) en el que se sumergen, en diversas formas y casi que a diario, distintos personajes de la vida politica y algunos otros señores con cierto, incluso mínimo, poder. Unos saltan en clavado, otros meten las patas como quien va de paso y se embarra, otros se encargan de mantener el cerro bien adecuado, en perfectas condiciones para los "doctores". Hay quienes pasan de ladito para no mancharse pero llevándose algo de la peste, otros salen con el cuento de que se tropezaron o los hicieron caer. Pero la cosa es que una y otra vez tenemos noticias de esta peste. A veces no hay ni siquiera que buscar. El escándalo es tan grande que llega a todos los oídos.

Por el cerro pasan desde presidentes a encargados de juntas de acción comunal, desde señoras de los tintos hasta grandes empresarios, desde delincuentes comunes hasta altos mandos de la policía. Parece increíble, pero a pesar de la podredumbre, la montañita es de gran atractivo. Para ellos es casi comparable con un paraíso, una escalera al cielo, un sendero directo a la felicidad. Porque eso si, la mantienen radiante, hasta bien aromatizada. ¿Mierda? ¿Dónde? ¿Alguien ha visto algo? Me pareció que... ¿cuánto?... Ah no, yo no he visto nada. Por aquí no pasa ni un alma en pena. 

Pero a pesar de las buenas costumbres, la alta clase y todo el estilo de quienes lo mantienen, todos sabemos que ahí pasa a algo. A veces el viento direcciona el olor a nuestras narices dando pistas masomenos de dónde viene. Hay quienes lo han visto de lejos y de cerca. Todos de alguna manera hablan de eso. No tanto como de James y la selección, pero por ahí se escucha algo. El tiempo avanza y se escucha algo más claro, lo oculto se hace más visible. Qué en Venezuela todo está terrible. Qué Maduro esto y lo otro. ¿Y por aquí? A verdad que estamos en Colombia. 

En Colombia estamos jodidos y lo que nos tiene así es esa montañita, perdón montañota, una montaña llena, rebosante de corrupción. 

Por eso es que hoy nos juntamos con la idea de manifestarnos en contra de todo esto. En contra de sus representantes, de sus instituciones. Porque lamentablemente son éstas y éstos los que han contribuido a su perpetuación. Nos manifestamos sin delito. Tal vez con el último recurso legítimo que tenemos: la burla, el chiste, la sátira. Lo hacemos sin grandes cantidades de dinero, sin favores, sin grandes patrocinadores, sin multi naciones,  sin recomendaciones y sin abogados.  No le ponemos un nombre lindo, ni lo hablamos con palabras correctas. Lo hacemos sin respeto, sin dudas, sin contemplaciones. Estamos emputados, además de impotentes y defraudados. Estamos hartos de pagarles sus casas lujosas, sus hoteles, las fiestas de sus hijos. Necesitamos saber que algo va a explotar, que todo ese andamiaje se desbarata, se cae y con él todos los que están encima. 

Empútese contra los corruptos y envíe su propuesta a corrupto@diezcerouno.com antes del 10 de septiembre. Haremos una muestra con las propuestas más interesantes. Pero sobretodo, como artistas, jóvenes y ciudadanos,  haremos una manifestación en contra de lo abominable que puede ser un CORRUPTO. 

Tags: